Retrovisor interior digital del Range Rover Evoque

Fuente: ALD

Las reiteradas crisis de los últimos años, primero la sanitaria y, posteriormente, la escasez de materiales, junto al encarecimiento de los precios de los vehículos, han propiciado un envejecimiento del parque automovilístico, que ya tiene una edad media de 13,9 años en España. Según el comparador acierto.com, esta circunstancia aumenta la siniestralidad en carretera, ya que los coches antiguos tienen más riesgo de verse inmersos en un accidente con terceros implicados y lesiones personales de gravedad, pero también de sufrir averías en carretera.

Esto se debe fundamentalmente a la falta de sistemas de seguridad y al desgaste de las piezas que, además, no cuentan con un mantenimiento adecuado. Tal y como muestran los datos, más de la mitad de los españoles solo lleva el coche al taller si nota algún problema, y una cuarta parte ni siquiera realiza las revisiones estipuladas por el fabricante. Asimismo, el 70% de los encuestados no pone a punto el vehículo antes de iniciar un viaje largo ni cambia los neumáticos a tiempo.

Los motivos

Entre los principales motivos alegados, los económicos. De hecho, en el último año, la inflación no solo ha llegado al precio final del vehículo, sino que los neumáticos se han encarecido más de un 12% y los recambios y piezas más de un 7%. También los costes generales de los talleres han subido por encima del 6%.

A todo ello, hay que sumar las altas temperaturas propias de esta época, que pueden incrementar hasta un 25 % las probabilidades de sufrir un accidente. Tal y como recuerdan desde acierto.com, 35ºC en el interior de un vehículo tienen un efecto similar a los que causa una alcoholemia de entre 0.5 gr/l y 0.8 gr/l. De esta forma, el conductor deja de percibir entre el 10 % y el 20 % de las señales de tráfico. Además de los efectos en el conductor, el calor también aumenta un 25 % el desgaste de los neumáticos, incrementa el consumo de combustible y puede reducir la potencia un 15 %. Estas temperaturas, junto a la falta de planificación, las imprudencias, el exceso de velocidad y/o el consumo de sustancias podrían elevar más el riesgo.