(+34) 91 159 98 86 aedra@aedra.org
Retrovisor interior digital del Range Rover Evoque

Fuentes: EuropaPress / Ganvam

Alrededor de un tercio de los vehículos de segunda mano vendidos en España en el primer trimestre del año no pueden acceder a las zonas de bajas emisiones (ZBE) que están obligadas a tener los municipios de más de 50.000 habitantes, según datos de MSI para la Asociación Nacional de Vendedores y Reparadores de Vehículos (Ganvam).

En concreto, 150.080 coches de segunda mano vendidos en el país hasta marzo no tenían etiqueta medioambiental, un 8,2% menos que en el mismo periodo del año pasado.

“Tal y como muestran las estadísticas, las ZBE, previstas en la Ley de Cambio Climático, no han impactado significativamente en la decisión de compra de los vehículos de ocasión. De hecho, las ventas de usados cero emisiones apenas han crecido un 1,2% en el primer trimestre, representando únicamente el 1,5% de las ventas de ocasión, con un total de 7.256 unidades”, ha valorado Ganvam.

En ese sentido, los coches de segunda mano más vendidos en España en el primer trimestre correspondieron a los que tenían el distintivo ‘C’, es decir, de gasolina matriculados a partir de 2006 y los que cumplen con la normativa diésel Euro 6, que registraron un volumen de 163.707 unidades hasta marzo, un 20,2% más que en el primer trimestre de 2022.

En tanto, los de distintivo ‘B’ sumaron 139.800 unidades vendidas. “Por tanto, nos encontramos con que el 60% de los usados vendidos en el primer trimestre presentan restricciones a la hora de entrar en estas zonas”, en referencia a las ZBE.

Activar un plan de achatarramiento eficaz

En este contexto, con una edad media de aproximadamente 14 años del parque automovilístico nacional, la patronal de distribuidores oficiales e independientes insiste en la puesta en marcha de un plan de achatarramiento “eficaz” que, “respetando el principio de neutralidad tecnológica, ncluya también incentivos a la compra de usados”.

“Un enfoque tecnológico diverso, en el que se incluya el apoyo al Euro 6D o motorizaciones posteriores a noviembre de 2015, evitaría que grandes capas de la población se queden fuera de la movilidad de bajas emisiones por razones económicas. No olvidemos que la movilidad debe ser accesible y asequible y que de lo que se trata es de reducir emisiones no tecnologías”, ha opinado el director general de Ganvam, Fernando Miguélez.