Retrovisor interior digital del Range Rover Evoque

Fuente: Motorpasión

La iniciativa, denominada ReFactory, contará con 4 líneas de actuación que acompañarán a los distintos ciclos de vida de los vehículos y comenzará a ponerse en marcha en 2022. En línea con los planes que ha puesto en marcha para su factoría de Flins (Francia), Renault busca alargar la vida de sus vehículos, garantizar su calidad y reducir el impacto que tiene la producción de coches nuevos en el medio ambiente.

Además, es una gran noticia tanto para el futuro de la factoría sevillana como para su plantilla, que como el resto de las fábricas españolas del sector atraviesa tiempos difíciles a consecuencia de la crisis de microchips y la falta de materias primas, entre otros factores. ReFactory empezará a ponerse en marcha hacia el cuarto trimestre de 2022 y hasta 2024 se irán abriendo paulatinamente diferentes áreas de trabajo.

Reacondicionamiento de vehículos

Según ha anunciado la marca, las instalaciones contarán con una superficie de 5.000 metros cuadrados que servirán para reacondicionar vehículos usados ​​y reciclar transmisiones de los modelos híbridos.

Así mismo, alojarán diferentes departamentos que se encargarán de reparar baterías de los coches electrificados y de desarrollar aplicaciones de segunda vida que permita reutilizarlas con todas las garantías. Las cuatro líneas del proyecto se han denominado Re-Trofit, Re-Energy, Re-Cycle y Re-Start.

Re-Trofit: aglutinará las actividades necesarias para el reacondicionamiento de vehículos usados de particulares y flotas para darles una segunda oportunidad y alargar su vida útil. Tras el peritaje inicial de cada vehículo, irán las reparaciones mecánicas necesarias, gestión de ITV, reparaciones estéticas oportunas y paso por control de calidad de la marca, que otorgará un certificado oficial de garantía.

Re-Energy: se dedicará a la reparación de baterías de vehículos híbridos y eléctricos que por su pérdida de rendimiento ya no sirvan para coches, pero sí puedan reutilizarse para almacenamiento estacionario de energía, por ejemplo. También gestionará el reciclaje de los módulos de batería al final de su vida útil.

Re-Cycle: será la encargada de la gestión eficiente de recursos y del flujo de suministro de piezas y materiales reciclados o reutilizados. También fabricarán piezas para las transmisiones que se montarán en los vehículos electrificados del grupo Renault; como Re-Trofit, comenzará su actividad en 2022.

Re-Start: promoverá e identificará nuevas actividades que permitan continuar innovando en materia de economía circular y desarrollará la formación de nuevas competencias.

Acción coordinada

ReFactory de Sevilla trabajará en este sentido en colaboración con la factoría francesa de Flins, el Centro I+D+i de Renault en Valladolid, y también con otros socios, empresas y/o universidades “para acelerar la investigación y la formación sobre la movilidad del futuro”. Las líneas Re-Energy y Re-Start comenzarán su actividad en 2024.

Estas iniciativas dentro del proyecto ReFactory servirán para impulsar los planes de electrificación de la marca, que pasan por lanzar 10 nuevos coches eléctricos de cara a 2030: 7 de la marca Renault y 3 con insignia Alpine.

Renault estima que las instalaciones sevillanas contarán con capacidad para reacondicionar más de 10.000 vehículos para 2025 y que además podrá reciclar hasta 1.000 baterías al año. Asimismo, tiene previsto activar próximamente un Plan de Formación de más de 12.000 horas para la especialización de los empleados.