Retrovisor interior digital del Range Rover Evoque

Fuente: La Comunidad del Taller

Neutral In Motion, círculo para la automoción sostenible y de futuro de la que forman parte nueve de las principales asociaciones de automoción y vehículos de España, celebraba el pasado 27 de octubre un evento en el que se ponía de manifiesto el enorme esfuerzo que el sector de la movilidad está realizando para alcanzar el objetivo de hacer de Europa el primer continente climáticamente neutro para 2050.

“El ciudadano es el verdadero protagonista y agente activo en el proceso de la descarbonización española”. Es la principal conclusión a la que llegaba Neutral In Motion (NIM), durante el evento ‘El motor del cambio inteligente y sostenible’, celebrado en Madrid con motivo del Día Mundial de las Ciudades.

Primer continente climáticamente neutro

Durante la jornada, que reunía públicamente por primera vez a representantes de asociaciones de automoción española como AEDIVE, AER, ANESDOR, ANFAC, ASCABUS, FACONAUTO, FENEVAL y SERNAUTO, se ponía de manifiesto el enorme esfuerzo que el sector de la movilidad está realizando para alcanzar el objetivo de hacer de Europa “el primer continente climáticamente neutro del mundo” de aquí a 2050.

Y es que, como resaltaba Juan Luis Fernández, director de asuntos públicos de la patronal de concesionarios Faconauto: “Somos conscientes de la imparable descarbonización del parque automovilístico; así como de nuestro rol de prescriptores de la nueva movilidad. Así, el sector prevé movilizar casi 500 millones de euros en los próximos tres años para invertir en instalaciones y nuevos servicios, especialmente los vinculados al ecosistema eléctrico y a las nuevas formas de uso y venta online”.

Las asociaciones que componen NIM han afirmado su total compromiso con los objetivos medioambientales mediante el impulso de una movilidad más sostenible a través de la adopción de medidas y estrategias que permitan a nuestro país seguir progresando en la necesaria renovación del parque, mediante la fabricación y comercialización de los nuevos vehículos bajos en emisiones. “La industria de la automoción está trabajando en poner en el mercado los vehículos más eficientes y que cumplan con las demandas de descarbonización de las ciudades, la sociedad y las administraciones. La automoción está liderando una transformación, pero este cambio tiene que venir respaldado por el sector público y por todo el ecosistema de la nueva movilidad”, aseguraba José López-Tafall, director general de la patronal de fabricantes de vehículos Anfac, durante su intervención.

El ciudadano, verdadero protagonista

No obstante, como aseguraban durante el evento, este impulso debe necesariamente tener en cuenta al ciudadano que debe marcar el camino de las nuevas tendencias a la hora de desplazarnos por las ciudades ante la multimodalidad de medios de transportes existentes, convirtiéndose así en parte esencial y protagonista de una movilidad racional, coherente y sostenible.

Para ello, reclamaban, es imprescindible que se le asegure al ciudadano una uniformidad en los enfoques regulatorios en los distintos niveles de la administración, una acción coordinada entre todos los decisores públicos que le ofrezcan soluciones de mercado asequibles, así como políticas activas, comunes y coherentes que animen a los usuarios a adaptar definitivamente sus tendencias de movilidad a fórmulas respetuosas con el medio ambiente, más eficientes y responsables. “Los esfuerzos del sector automoción por cumplir unos ambiciosos objetivos con los que está absolutamente comprometido deben ir acompañados de un marco que favorezca la descarbonización. Por ejemplo: en lo que va de año se han vendido cerca de medio millón de vehículos de más de 15 años, un 20% más que en 2019, evidenciando la necesidad de un plan eficaz de incentivo al achatarramiento que facilite el acceso de todos los perfiles a un vehículo eficiente y donde sea más rentable achatarrar el coche antiguo que venderlo en el mercado de segunda mano”, señalaba Jaime Barea, director corporativo de la patronal de la distribución Ganvam.

En este sentido, para Ricard Casalins Ribó, coordinador general de Mobility Institute, quien participaba en la mesa de debate, “lo que está claro es que el usuario urbano quiere cambiar: según una encuesta propia realizada a ciudadanos de Madrid y Barcelona (en ciudad y sus primeras coronas), desde enero de 2019, de manera casi constante, existe entre un 30 y un 35% de personas que afirman no estar satisfechas con su movilidad diaria. En este grupo hay tanto usuarios de vehículo privado como de transporte público. Esto es una grandísima oportunidad para ofrecer servicios de movilidad de calidad, tanto para el sector privado como para la administración”.

Respecto a cómo ha evolucionado la normativa reguladora si hablamos de vehículos privados, transporte público y resto de desplazamientos, Ramón Ledesma, asesor de Pons Seguridad Vial, quien también intervenía en esta mesa redonda, indicaba que “toda la arquitectura normativa ha estado históricamente vinculada al vehículo de cuatro ruedas como eje a través del cual se ordenaba la movilidad. La situación ha cambiado radicalmente y hoy es el ciudadano el que debe marcar las prioridades de esa nueva movilidad, que además de sostenible debe ser eficiente y segura si queremos que realmente se imponga como alternativa a lo que ya sabemos que no funciona en la movilidad actual”.

En esa línea se expresaba, Juan Luis Barahona, presidente ejecutivo de la federación nacional empresarial de alquiler de vehículos Feneval, afirmando que “las nuevas tecnologías, servicios y las cada vez más modernas formas de relación con los clientes son un punto clave en esta movilidad del futuro, más sostenible e inteligente. El pago por el uso del vehículo es ya una tendencia creciente e imparable”.