Retrovisor interior digital del Range Rover Evoque

Fuente: LancelotDigital.com

En tiempos de crisis es habitual buscar las opciones más baratas para ahorrar dinero cuando surgen averías con nuestro vehículo. Pasa ahora, que además de sufrir una crisis económica sufrimos otra ecológica, por lo que nos vemos obligados a buscar la manera de ser más respetuosos con el medio ambiente y ahorrar daños ecologicos, reduciendo entre otros nuestra huella de carbono. Una forma de conseguir tanto el ahorro económico propio como el ahorro en emisiones es confiar en los talleres de los Centros Autorizados de Tratamiento (op CAT) de vehículos al final de su vida útil. 

Encuentra piezas para tu coche o moto

Recurrir a un desguace o CAT para reparar o deshacerse de un coche trae consigo numerosas ventajas. En primer lugar, los CAT ofrecen piezas de repuesto a precios muchísimo más bajos que fabricantes y concesionarios, que en ocasiones presentan tarifas absolutamente demenciales. Así, los CATs son una excelente opción para personas que necesitan repuestos o piezas de recambio para su coche, que pueden obtenerlos a precios mucho más bajos que en una tienda de repuestos tradicional. También son una forma ecológica y sostenible de deshacerse de un coche viejo o que ya no funciona. De hecho, es la única forma legal de hacerlo., pues además estos centros se ocupan de forma gratuita de llevar a cabo la tramitación legal definitiva del vehículo en la correspondiente Jefatura Provincial de Tráfico, entregando al propietario la documentación correspondiente.

Otra ventaja importante es la gran variedad de piezas y repuestos que puedes encontrar. En esto, los CATs tienen una amplia selección de piezas de diferentes marcas y modelos de coches, lo que te permite encontrar la que necesitas para tu vehículo. Además, si tienes un coche antiguo o poco común es posible que no des con los repuestos buscados en tiendas de repuestos tradicionales, mientras que en un desguace darás con piezas de coches antiguos o poco comunes. Además, utilizar piezas de recambio de desguaces en vez de comprar nuevas contribuye a la sostenibilidad al evitar producir otras nuevas, lo que reduce el consumo de energía y la emisión de gases de efecto invernadero.

Gestión de vehículos al final de su vida útil

Como señalamos, los CATs no solo son útiles para localizar y adquirir piezas para tu vehículo, también para deshacerse de él cuando no es apto para circular. No todo el mundo puede permitirse cambiar de coche cada poco vendiendo el antiguo. Por otra parte, en caso de siniestro total estos vehículos suelen ser donados por sus dueños o recogidos por una empresa tras ser declarados como chatarra.

A todo ello, recurrir al CAT para deshacerse de un coche que ya no se utiliza es que permite recuperar parte del valor económico del vehículo. Estos centros clasifican las piezas del coche según su estado y calidad, y las comercializan en el mercado de usadas con su correspondiente garantía. Esto es válido tanto para chapa como para piezas al estilo de retrovisores o incluso motores, que en ocasiones, tras un accidente, quedan ilesos.