Volkswagen, preparada para reciclar baterías de eléctricos

Fuente: ABC

La consejera de Medio Ambiente, Paloma Martín, ha explicado las novedades de los bonos medioambientales y de las ayudas directas a la compra de medios de transporte alternativos eléctricos puestos en marcha por la Comunidad de Madrid (CAM).

Los primero9s, por valor de 1.250 € para el uso del car o motosharing, se entragen a cambio de achatarrar vehículos particulares de más de 10 años de antigüedad o sin el distintivo medioambiental.

Tramitación simplificada

La tramitación para conseguir este bono es de entre 3 y 6 meses, hasta que el área verifica la información y expide el bono con los minutos de uso de motorsharing o carsharing para el usuario, a gastar en un plazo de 2 años.

El objetivo es fomentar la movilidad cero emisiones. Y por eso, además de los bonos, también se han destinado 2 millones de euros para ayudas directas a personas, o autónomos y microempresas que adquieran patinetes, bicicletas, ciclomotores o motos eléctricas.

En estos casos, las subvenciones permitirán pagar hasta el 50% del precio de estos medios de transporte. Las ayudas tienen un límite de 150 € para comprar patinetes eléctricos, 600 € para bicicletas con sistema de asistencia al pedaleo, 700 € para ciclomotores eléctricos de dos ruedas y, como novedad, motocicletas eléctricas, hasta un máximo de 1.000 €.

Más achatarramiento

Para bonos medioambientales y ayudas directas a la adquisición de vehículos alternativos eléctricos se ha simplificado el procedimiento de solicitud y reducido el número de documentos a presentar. En algunos casos, se aceptan declaraciones responsables. Además, se han ampliado las ayudas para que también las puedan solicitar autónomos y microempresas.

En la CAM se matriculan en torno al 45% de todos los vehículos eléctricos de España. Respecto al achatarramiento, desde 2017 se ha observado un incremento en el número de vehículos dados de baja definitiva y achatarrados: según los datos de la Consejería de Medio Ambiente, se ha pasado de 72.000 vehículos dados de baja definitiva en 2017 a 95.000 en 2019, un 32% más.